Cristiano vuelve a su nivel con un póquer ante el Celta

Cristiano vuelve a su nivel con un póquer ante el Celta

Noticias relacionadas

El Madrid juega a ratos, pero es el equipo más contundente del planeta. El Celta de Berizzo suele jugar al fútbol muy bien, pero tiene poco gol y sufre mucho sin el balón. Ambos equipos se repartieron el dominio este sábado en un partido extraño, con dos partes absolutamente opuestas: una de superioridad visitante y otra de abrumadora supremacía local, adornada por el póquer goleador de un Cristiano Ronaldo que lleva unas semanas enchufado en su papel de líder y estrella excluyente del equipo.

Como en el Camp Nou, el Celta hizo una magnífica primera parte en el coliseo madrileño: valiente, encarador, combinativo y preciso, los gallegos fueron superiores y quitaron la posesión a un Madrid ordenado pero romo. Lucas, veloz y hambriento, volvía a ser el mejor de su equipo (con permiso de Casemiro) y era esencial en las ayudas a Carvajal para detener a Nolito. El Celta estaba muy bien plantado, con Aspas como estilete único, arropado en ataque por el fantástico triplete que forman Nolito, Wass y Orellana, el chileno de las diabluras permanentes.

De la pancarta a los aplausos

Casemiro mantenía el tipo blanco en la medular en un día sin jerarquías establecidas, pero Keylor Navas volvió a salvar al equipo en un balón a bocajarro de Aspas (una parada inverosímil) cuando el Celta, en el ecuador de la primera parte, era mejor y la frágil calma del Bernabéu amenzaba con convertirse de nuevo en una tormenta de gritos y pancartas. (El fondo sur había retirado ya la suya sobre que “hay que sudar la camiseta”).

El Madrid estuvo estático, con poca frescura física, hasta el descanso; Ronaldo era el que lucía más casta. Isco obligó a hacer un paradón a Rubén en el minuto 21 y el Madrid recuperó brío en un par de córners. Pero a la hora de sacar el balón jugado no estaba Modric y el Bernabéu enseguida sacaba los silbatos. Era un partido con ritmo bajo, al borde del tedio, con un centro del campo local maniatado, salvado del suspenso por la inteligente elaboración celtiña. Las mayores ovaciones del Bernabéu eran para el joven Mayoral por recuperar pelotas. Pasada la media hora tuvo que retirarse el ‘Tucu’ Hernández: su lesión desequilibraría irremisiblemente a los gallegos, que no volverían a su nivel anterior.

Casemiro hizo volar a Rubén en el 40 a la salida de un córner, y en la continuación Pepe remató a gol otro saque de esquina de Isco para permitir un descanso tranquilo, sin pitada al palco: cuando le faltan Cabral o el ‘Tucu’ Hernández, el Celta es un equipo con poca estatura y serios problemas en el juego aéreo. Una debilidad defensiva que en la segunda parte sería angustiosa para su afición.

Cambio radical

Algo pasó en el vestuario, porque el Madrid fue otro equipo desde el minuto 46. Dio un paso adelante, colocó a Isco de mediapunta y, por encima de todo, cambió de actitud. Jugadores que habían parecido cansados parecían atletas; en cambio, Nolito y compañía se encontraban en proceso de desvanecimiento. Todavía no se terminaba de asentar el equipo visitante cuando Ronaldo se giró en la frontal a unos metros del área y empaló un balón que describió su clásica parábola para superar a Rubén. Un minuto antes, al
Camiseta de la 2ª equipación Manchester United 17/18
Camiseta de la 2ª equipación Manchester United 17/18
portugués le habían pitado; nadie imaginaba lo que vendría después.

El Madrid le quitó el balón a Celta, mostró otro ímpetu y mordió cada balón como sin fuera la Champions: sus futbolistas, de repente, ganaban casi todos los duelos individuales. Isco tuvo muy buenos minutos (por fin) como mediapunta puro y Lucas convirtió definitivamente la banda derecha en el pasillo de su casa. El Celta estaba desaparecido.

CR7 envió una falta primorosa a la escuadra en el minuto 57 y el público se transformó; dos minutos después, entre palmas del respetable, envió otra al larguero. El Madrid las mete y el Celta no, venían a decir los periodistas congregados en el estadio. Un golazo de Aspas en un contragolpe, ele
Columbus Crew 2016 Away CAMISETAS DE FÚTBOL
Columbus Crew 2016 Away CAMISETAS DE FÚTBOL
vando el balón con una suavidad magistral por encima de Navas, recordó por un minuto a los asistentes que el Celta también jugaba. Después volvió el festival local, con otros dos goles de Cristiano (el 4-1, tras buena jugada con Lucas e Isco tras robo de Casemiro). Un minuto después salió Bale, que se colocó a la izquierda y trajo la alegría a un estadio que una hora antes estaba al borde del cabreo. También el galés tendría tiempo para meter su tanto y coger sensaciones.

El resto del partido fue un paseo militar merengue. Nolito no tocó apenas la pelota en el segundo tiempo, todavía sin coger la mejor forma, y James calentó un buen rato en la banda, pero no jugó (sigue siendo una incógnita). Jesé salió al campo y también marcó. Fue la tarde de Cristiano: supera con su póquer a Zarra como segundo goleador de la historia de la Liga. El Bernabéu, que había empezado con muchos nervios, acabó gritando “Así gana el Madrid” por primera vez en mucho tiempo. Buenas sensaciones, al fin, para el partido de la Roma.

El mayor tablón de anuncios camisetas futbol baratas. Descubre en Milanuncios.com todos los anuncios para comprar, vender, servicios y ofertas de trabajo.

Cristiano endulza el debut europeo de Zidane

Cristiano endulza el debut europeo de Zidane

Noticias relacionadas

Cristiano sigue siendo Cristiano. El Real Madrid se puso este martes la eliminatoria de octavos muy favorable en el majestuoso estadio Olímpico de Roma con un gol del criticado delantero, que desatascó a su equipo a la hora de partido, cuando el equipo nadaba en una mediocridad general y no había generado ni una ocasión clara de gol. No le funcionó a Zidane la decisión de colocar a Kroos en la salida de balón (como el Xabi Alonso de Ancelotti) desde un inicio. Muy presionado por Nainggolan o Perotti, al igual que Modric, el alemán no logró hacer carburar al equipo salvo en momentos aislados. [

Así se lo hemos contado: 0-2]

La Roma esperaba en su área, en un clásico 4-3-3, y salía al contragolpe con furia, espoleado por la legendaria acústica del Olímpico. Diego Perotti, viejo conocido del fútbol español, complicaba notable camisetas baratas mente la existencia a los centrales blancos con su posición de falso ‘9’ y el egipcio Salah, potencial velocista olímpico, traía el miedo en cada carrera por la banda izquierda. Pero su obsesión era que el balón no llegase a los dos centrocampistas centroeuropeos del Madrid.

La Roma no aplicó una presión asfixiante: metida en su campo, le bastaba el orden y la concentración para cortocircuitar a un Madrid premioso, poco preciso, extrañamente impresionado por la relevancia del duelo, probablemente contagiado por la repercusión de cualquier resultado en la joven trayectoria de Zidane como entrenador. Cristiano era pitado salvajemente cada vez que tocaba el balón: se le veía con el colmillo afilado, pero no dispuso de ninguna oportunidad clara. No habría, de hecho, ningún tiro entre los 3 palos en toda la primera parte.

Raphael Varane se sobrepuso rápidamente a su mal partido contra el Athletic y salvó al Madrid en dos oportunidades: minuto 5, tras una pérdida de Isco, y en el 44, cuando El Shaarawy tenía ya el gatillo preparado a metros de Keylor Navas en otro fulgurante contraataque local.

El Madrid, dedicado a tirar centros intrascendentes, no tuvo una sola ocasión de gol en toda la primera parte. Zidane, más nervioso de lo habitual en la banda, era perfectamente consciente de que el equipo firmaba la peor primera parte desde que llegó. El Madrid no funcionaba y Perotti seguía haciendo hacía daño entre líneas. James, activo pero bien sujeto por Digné, no justificaba su estrellato (como el resto). Sólo Marcelo, como tantas veces, creaba desorden con sus irrupciones hacia dentro desde la banda, en un hermoso duelo con el capitán Florenzi. En el descanso, tras una actuación poco ilusionante,
adidas Real Madrid Camiseta de la 2ª equipación 2019/20 #24 D.CEBALLOS
adidas Real Madrid Camiseta de la 2ª equipación 2019/20 #24 D.CEBALLOS
el banquillo romano (lleno de ilustres: Totti, De Rossi, Keita, Dzeko) parecía ofrecer más soluciones que el madrileño.

Tras descanso no varió el ritmo cansino del Madrid ni la voracidad local en la lucha por los balones divididos. En la banda calentaba todo el banquillo romano; nadie en el Madrid. El partido, sin embargo, pedía a gritos a Mateo Kovacic. Perdía el balón con una rapidez pasmosa y el primer tiro (tirito a puerta) del equipo provino de Carvajal, flojo y raso, en el minuto 54. Un minuto después, un error de Carvajal (que no cuajó un buen partido) fue desbaratado por Navas ante El Shaarawy (aunque el portero había salido algo tarde). Comenzaban las especulaciones en torno al Madrid de Zidane fuera de casa.

Zarpazo de Cristiano

Y entonces, en el minuto 56, apareció el ‘7’ blanco. Recibió un pase de Marcelo por banda izquierda, se deshizo de Florenzi con un regate de tacón y envió con la derecha un zambombazo a la escuadra (que rozó en el capitán romano) para enmudecer a un hasta entonces muy ilusionado público local. Cristiano salió disparado a abrazar a su entrenador, el gran damnificado de una posible derrota, y cerró la boca a los periodistas que le recriminaban por no meter goles fuera de casa. Sin jugar bien, sin autoridad, el Madrid se ponía por delante y Ronaldo metía su duodécimo tanto en el torneo.

La Roma sintió el gol como un puñetazo y el Madrid, como por arte de magia, empezó a jugar, sin prisa y sin pausa. Pero no logró contener las embestidas de Salah, que se adelantó a Ramos cada vez que quiso por velocidad. Zidane movió ficha (Kovacic por un Isco corriente que salió nada contento) y Spalletti, como se esperaba, metió a Edin Dzeko en el campo. Carvajal cometió un par de errores más en la salida de balón que inquietaron a su equipo mientras el Madrid se desmelenaba en ataque. Hubo un posible penalti a James en el 66.

Varane salvó a su equipo en varios contraataques italianos, compensando a un Ramos definitivamente lento para Salah. Vainqueur pudo empatar en un magnífico disparo desde fuera del área, tapado Navas, y un minuto después Ronaldo perdonó el segundo tras el pase de un renovado James.

Cristiano había crecido con el segundo tiempo y terminó siendo, de largo, el mejor de su equipo (sin egoísmo): dio balones de gol a Benzema y James y fue una pesadilla por la izquierda durante media hora.

Cambió la Roma el úlimo tramo de partido con la entrada de De Rossi y siguió tratando de aprovechar el mal día de Carvajal. El partido se convirtió en un correcalles y Cristiano brilló en el caos. En el otro área, el Olímpico soñaba con el empate cada minuto. Al final, como siempre, decidió la pegada. Jesé agarró un balón por banda derecha, llegó al pico del área y clavó el balón junto al poste contrario en un disparo raso y cruzado que sorprendió a un lento Szczesny. La eliminatoria quedaba prácticamente cerrada en un partido que el Madrid (no sin errores) sólo jugó durante media hora, cuando el gol de su máxima estrella desordenó un partido muy trabado.

Madrid Shop – Comprar Camisetas De Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales en MadridShop, Camisetas …